was successfully added to your cart.

Me considero buena narradora, no acostumbro a trabajar la prosa, pero hay una poesía que escribí hace unos años y le tengo mucho amor.

Dice así:

Felicidades parásito.

Te quiero parásito.

Los parásitos son buenos.

Eres un precioso parásito.

Guapo, dulce, oportunista.

Igual que yo.

 

Fagocitaste a un ser frágil, débil.

Desconocedor de su potente intelecto.

Precioso parásito.

Te debo la vida.

Me fagocitaste.

Me hiciste renacer.

Te has casado.

He sentido pena.

En mi interior me hubiera gustado ser yo;

Y no esa joven de cien kilos

Que habrá tenido problemas en entrar en el vestido.

Hubiera sido una mejor instantánea,

Tú y yo.

 

Ella no sabrá fagocitar.

Te dará lo que yo no te di.

Una vida sencilla.

Será siempre lo que tú digas.

Lo que tú hagas.

Siempre será menos que tú.

Te sigo amando parásito,

Pero no es amor pasional.

Te amo porque te debo mi renacer.

Te debo mi identidad.

Te debo mis dos primeros libros.

Por eso, me inspiras ternura.

Por eso te quiero

Tú de eso no entiendes.

Eres un ser fabuloso.

No sabes amar,

Gran parásito.

Me da tanta pena que no sepas de mi fagocitosis.

Pero no lo digerirías,

Nadie puede ser más que tú.

Por eso,

La elegiste a ella, dos semanas después de mi Adiós.

 

Felicidades parásito.

Author admin

More posts by admin

Leave a Reply